martes

La planta.




Todo comenzó con un montículo de tierra que dejaron abandonado en la vereda de don Carlos, al viejo le pareció buena tierra para rellenar una maceta, y plantó un jazmín.
Días  después las hojas y las ramas del jazmín estaban secas, totalmente secas.
Al día siguiente, los ojos del anciano se abrieron asombrados; en la maceta crecía un arbusto de hojas verdes y brillantes, era tan deslumbrante su color que don Carlos pasaba horas admirándolo y recordando las habichuelas mágicas, ese cuento que le leía a sus nietos,
Pero está planta era real y misteriosamente se elevaba sujetándose a las paredes de la casa como hiedra, no dejaba espacio sin cubrir.
Asustado por la dimensión que cobraba y pensando que quebraría el techo, intentó cortarla desde la raíz y no lo logró. La corteza era una barrera que el hacha no lograba penetrar.
Una mañana le fue imposible salir de su casa. La vivienda había sido cubierta por las ramas que sellaron cada abertura firmemente. Don Carlos golpeó puertas, ventanas, gritó hasta quedar afónico. Nadie lo escuchó.
El follaje ahogaba su voz.
Intentó llamar a Lola, su vecina, imposible, la línea telefónica había sido cortada por  las ramas de la planta y su celular no tenía crédito.

Lola extrañada de ver la hiedra que cubría la casa y notando la ausencia del  anciano, se acercó y tocó el timbre, nadie respondió. Al día siguiente, sucedió lo mismo, decidida, llamó a la policía, ellos arrancaron las ramas que cubrían la puerta; abrieron y entraron.
Encontraron a don Carlos sin vida, todo parecía normal en el interior, sólo que, la piel de don Carlos   resplandecía con un extraño color verde.

Lola   no lograba contener su llanto por la pérdida de su buen vecino. Buscó la soledad  del jardín para desahogar de tanta pena y mientras lo recorría, sus ojos descubrieron una planta desconocida que crecía bajo un rosal, la deslumbró  el brillo de sus hojas verdes.  Con cuidado la arrancó y se la llevó.
Don Carlos ya no la necesita, pensó, y en mi parque lucirá muy bien.





25 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Oh, creo que no tomó la decisión correcta!
Apuesto a que tendrá un final como el de su pobre vecino.

Feliz martes

Bisous

Margarita HP dijo...

¡Hola María Rosa! Uy uy, esa plantita... Como siempre, me ha encantando y me has tenido enganchada desde principio a fin. Muchos besos y ¡Cuidado con la jardinería! Ja ja :D

Elda dijo...

Pegada como la dichosa planta me has tenido con la naturaleza de tus palabras, hojas verdes y brillantes que encandilan pero no son mortales, :)).
Pobre vecina, parece que va a seguir los pasos del pobre don Carlos.
me ha encantado.
Un abrazo.

Susana A dijo...

Me parece que ya no aprecio tanto mi jardín. :) Un beso.

Rafael dijo...

Bonito cuento.
Un abrazo.

Mª Socorro Luis dijo...

Detenerse aquí es garantía siempre de encontrar algo bueno.

con mi cariño

Mirella S. dijo...

Y la historia volverá a repetirse ad infinitum y esa planta, con su verde deslumbrante, seducirá a todo el que la encuentre.
¡Muy buen relato, Mariarosa!
Besos.

maría del rosario Alessandrini dijo...

Qué imaginación, eres una creadora nata de estas historias que disfruto de principio a fin, siempre mes sorprendes María Rosa.
Abrazo

RECOMENZAR dijo...

me has fascinado te dejo un abrazo inmenso

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

La vegetación lo invadirá todo o lo intentará. Me recuerda a personajes de historieta, como La Cosa del Pantano.
Un abrazo.

Ernesto. dijo...

En la estantería del bar donde trabajaba mi hija había una extraña semilla que llevaba tiempo allí. Del tamaño de una ciruela pasa, negra y arrugada. Se la regalaron... Me la pasó!

¡Acabé "horrorizado" sacándola de casa :)))) (Cierto lo de sacarla, y algo de cierto lo anterior)

Éste será el texto de mi próxima entrada. Pues la historia es algo larga para un comentario.

Como cuento interesante y de tu estilo más personal, ¡chapó!

Abrazo, Mariarosa.

MaRía dijo...

jajajaja eres terrible ehhh!

ay vaya la que le espera a Lola

magistral relato, siempre esos giros tan tuyos me enamoran

un abrazo pero de mar , OjO

jjaja

Diego Sánchez dijo...

Feliz fin de semana.
Un abrazo.

Navegante dijo...

Tan imaginativo y bien relatado como terrible.
Saludos.

TIGUAZ dijo...

Escomo el recuerdo de algo o de alguien que guardamos en nuestro interior, en ocasiones hasta ahoga nuestro hablar. Como siempre una belleza de escrito. Desde Galicia mi cariño

Maru dijo...

Me ha encantado tu relato de hoy, bordado te ha salido. La vecina no sabe lo que le espera...o quizá logrará escapar a su destino? Abrazos.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El final abierto para que cada lector lo imagine. Un abrazo. carlos

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

jajajajajajajaj, humor e ironía. Me gusta

Paz&Alegría

Isaac

Magdeli Valdés dijo...

Al fin una planta toma su venganza, por los tantos desastres
que el hombre ha provocado al mundo...
Me quedó pensando,como esa peli que vi un día
donde el planeta había expulsado al hombre y se autoprotegía del depredador
donde la especie humana no podía vivir ya nunca más en este Planeta.
Es un cuento está claro, pero nunca se sabe.
Besos amiga.

Franziska dijo...

Es cierto que nunca sabemos donde está agazapado el destino. Esa planta misteriosa que se adueña de la vida es como una metafora de nuestra vida. cuando una vida concluye siempre llega alguien dispuesto a pasar por lo mismo. Muy ingenioso el planteamiento del tema, me gustó mucho. Un abrazo. Franziska

Lujan Fraix dijo...

Ay María Rosa me vino un escalofrío con ese final. Qué maravilla amiga, tu relato. Siempre me atrapan tus historias cargadas de misterio y de enigmas con final abierto.
Una maravilla.

Beso grande.

Pd.Gracias María Rosa por el mensaje que me dejaste.
Mi estilo es diferente pero no gusta amiga, tú dices que sí porque en Argentina se valora otra cosa. Sé que es difícil hace como más de veinte años que estoy luchando y estudiando por supuesto. Un beso amiga y millones de gracias por tu estímulo, me hace mucho bien.

María Pilar dijo...

Una historia que te atrapa aún presintiendo lo que va a pasar al vecino. Lo que como lectora ni se me hubiera ocurrido es ese impresionante final que te deja sin palabras.
Saludos

el oso dijo...

Jajajaja, muy bueno! Qué imaginación más poderosa. Me encantó.
Besos

Carlos Alberto. dijo...

TE INVITO A VISITAR ESTE ENLACE. EPITAFIO PARA UN SUEÑO. NUEVA NOVELA QUE TE HARÁ CONOCER LA REALIDAD DE UNA SOCIEDAD EN DECADENCIA. LA CUBA DE LOS CASTROS. EN VERSIÓN KINDLE Y PAPERBACK. PARA LOS QUE VIVEN LEJOS DE AMÉRICA LES RECOMIENDO LA KINDLE. http://cuentos-y-algo-mas.blogspot.mx/2017/08/epitafio-para-un-sueno.html

Anónimo dijo...

Muy buen relato,..con el condimento de la habichuelas mágicas, y un desenlace obligado. Muy bueno..!!

Ceguera.

Anochecía y los tres amigos caminaban juntos hacía la puerta de calle. —Llegó el momento de despedirnos —dijo Raúl— que disfrutes e...